La Roma de Dzeko

Por un lado, como alguien que sólo ha visto de Alisson los dos partidos contra le Barça, no entiendo cómo este portero ha conseguido tener tal consideración. Un portero que en la ida estuvo horrible, que no blocó ni un balón, que transmitió inseguridad, con mal juego de pies y que estuvo bastante desafortunado en alguno de los goles de los locales (unos goles que, en aquel momento se podía decir sin ruborizarse “sentenciaban la eliminatoria”). Y un portero que en la vuelta no tuvo ningún peso para que su equipo se clasificara (el Barça incompareció y no tuvo que hacer ni una sola parada con un mínimo de mérito, si mal no recuerdo). 
Encontrarás las novedades sobre camisetas de futbol de clubes y selecciones.
Por el otro, sobre el artículo, que Dzeko sea la gran esperanza romanista techa muy abajo las expectativas de un equipo, ya que, a mi modo de ver, Dzeko “no te puede ganar una Champions”. No se me ocurre ningún candidato al título que quisiera fichar a Dzeko para convertirlo en su 9 títular. 

En fin, que hay que partir de que la Roma no es uno de los 4-5 mejores equipos de Europa ni de casualidad, entiendo que se ha plantado aquí, que tiene las armas que tiene y que si quiere hacer algo será con ellas, pero vamos, que son Dzeko y Alisson, Júlio César y Diego Milito, ni Cech y Drogba, ni Courtois y Costa (en el Atlético), por citar algunas parejas de áreas que han conseguido llevar a sus equipos a lo más alto últimamente.
Hombre; hablar de Didier Drogba y su Champions 2012 son palabras mayores, creo yo. No obstante, estoy disfrutando muchísimo de este Dzeko treintañero, tanto en Serie A como en Copa de Europa y esta eliminatoria puede ser decisiva de cara a como lo recordaremos dentro de unos años. 
Camisetas de fútbol de selecciones nacionales del Mundial 2018, no te pierdas!
Imagino a una Roma cínica, que no dude en buscar a Dzeko en largo, en búsqueda de auxilio, oxígeno y juego. Nos vamos a divertir.
Pero son jugadores y equipos muy distintos, ¿no? Más allá del juego directo o el juego de espaldas, a mí se me parecen poquito. La verdad es que Dzeko no se puede permitir ni 5 minutos de desaparición. Es que la Roma en ataque es Edin Dzeko y luego todos los demás.
Aunque es muy similar a la Champions 2012 de Drogba.
Enfrentando a un Liverpool que desde que lo dirige Klopp hace de la presión y el ritmo unas señas de identidad ahora convertidas en valor competitivo de primera magnitud, y que a raíz de la incorporación de Van Dijk, la mejora de Lovren y la afirmación de Henderson ha venido consiguiendo una seguridad en el repliegue muy superior a la mostrada meses atrás, Di Francesco va a necesitar ambas versiones de su nueve. Al Dzeko capaz de erigirse en referencia para el servicio directo, como poste en el que apoyarse con tal de esquivar la presión y trasladar el esférico a campo rival sin correr riesgos que puedan cobrarse los centelleantes pies de Salah o Mané. Al que castiga centrales y encuentra en un balón colgado un aliado directo. Pero también al que matiza. Un Edin que pueda pausar por momentos el ritmo y lograr descansos con el cuero para la Roma, que añada complejidad a las maniobras en la frontal y le plantee al Liverpool un tipo de situación que rete su evolución atrás. Un  delantero que pueda provocar el desorden y que en él sepa detectar los caminos para poner en ventaja al compañero. Un nueve de remate, apoyo y movimiento. Un nueve que Dzeko no era y que ha aprendido a ser. Uno que la Champions no conocía.