Kloop

Con Philippe Coutinho en la plantilla, el protagonismo de Sadio Mané y Mohamed Salah no estaba tan definido como cuando, a partir del mercado invernal, el crack brasileño fichó por el Barça. Con Coutinho Klopp tenía dos opciones: correr o parar. Es cierto que el hoy culé fue utilizado en muchas ocasiones como interior izquierdo, lo que dio un evidente valor añadido al rival del Real Madrid a la hora de enfrentarse ante rivales replegados y que no tenían intención de dividir la posesión. Pero más allá de eso, el brasileño representaba un cambio radical de registro si actuaba como extremo izquierdo.
Encontrarás las novedades sobre camisetas de futbol de clubes y selecciones.
Esa estructura modificaba el comportamiento de muchas piezas del tablero. Empezando por el recorrido del interior izquierdo red, generalmente Emre Can, que acababa en posición de remate con mucha frecuencia estando el brasileño en ese rol de extremo izquierdo. Además, Firmino también veía modificada su movilidad, ya que el apoyo pasaba a ser mucho más lateral que en un carril central en la que influencia de Coutinho era evidente. A eso había que sumar la intimidación que generaba en el rival, que tenía también que enfocar la marca de uno de los extremos reds al medio campo y no a defender un posible pase al espacio.
La lectura a partir de aquí puede tener dos extremos muy diferenciados. El evidente explica que, sin Coutinho, el Liverpool es un equipo con menos variantes a la hora de gestionar sus ataques. Sin embargo, sin el brasileño, el sistema de Klopp ha encontrado un camino concreto, definiendo tres puestos inamovibles en su ataque, y eso ha provocado que Sadio Mané y Roberto Firmino hayan crecido un escalón en cuanto a jerarquía. No cabe duda de que esta alternativa resta potencial al equipo en ataques posicionales constantes, pero parece claro que en Kiev no sólo la posesión debería de estar repartida, sino que además lo lógico es creer que esté más tiempo en los pies de los jugadores del Real Madrid, contexto en el que Salah y Mané pueden llegar a castigar sin piedad.
Camisetas de fútbol de selecciones nacionales del Mundial 2018, no te pierdas!
Roberto Firmino es el jugador que ha dado un paso adelante sin Coutinho, y ese aumento en sus contactos le ha llevado a ser la piedra angular de los ataques reds. Ahora su influencia es igual de importante en el eje horizontal y en el vertical, donde en ocasiones llega a jugar a la altura de Henderson, y por tanto -y más con la lesión de Emre Can- toda la gestión de la profundidad en las transiciones al ataque recaen sobre los hombros de Salah y Mané. A partir de aquí hay una máxima que parece obvia: controlar las carreras de las dos balas del Liverpool pasan, siempre y cuando no se terminen jugadas o no se consiga recuperar la pelota muy arriba, por limitar las recepciones de Firmino. No sólo cuando el brasileño juega de cara a Keylor, sino también de espaldas, ya que ahí el 9 red también juega de lujo dejando el cuero en ventaja a un centrocampista para el posterior lanzamiento de los extremos.